Seleccionar página

Baby led weaning, como su traducción indica: que el niño dirija el destete.
Este método, que se nos ha vendido como la última moda, es lo que el ser humano ha hecho desde la antigüedad: Empezar a comer sólido desde que el niño es capaz de hacerlo.
¿Cuándo sucede eso? A partir de los seis meses el niño tiene el reflejo de la arcada activo, por tanto, ya no tiene peligro de atragantamiento.

¿Es necesario que tenga dientes? No, no es necesario. Con las encías son capaces de triturar desde trozos de filete hasta frutas como la manzana.
¿Por qué es mejor esta técnica que los purés clásicos?
Ayuda al desarrollo del aparato estomatognático, al desarrollo de los dientes, arcadas y huesos, así como el desarrollo de la lengua y tejidos blandos circundantes.

El frote de la arcada superior contra la arcada inferior, estimula el desarrollo de los maxilares, los huesos que albergan los dientes, para que estos crezcan con un tamaño adecuado y puedan dar cabida a todos los dientes que saldrán después.
Además del correcto desarrollo de tejidos duros también está el correcto uso y desarrollo de la lengua y la respiración nasal. El niño para poder tragar adecuadamente necesita sellar, hacer un compartimento estanco con la lengua, lo que promoverá la respiración nasal.

Todo funcionando como un perfecto engranaje a la vez: tejidos duros y blandos.
Pero además de todas las ventajas a nivel oral, también están las ventajas de tipo cognitivo-conductual.
Y es que, ver los trozos de colores (brécol, zanahoria, sandía, naranja, pollo, etc.), cogerlos y llevárselos a la boca, no es tarea fácil para un bebé de seis meses. Estimula el desarrollo en todos los sentidos. Los bebés son capaces de reconocer: formas, colores, qué alimentos les gustan y qué pinta tienen.